De crucero por El Nilo

Después de pasar unos días en El Cairo , empezamos la aventura por El Nilo, río very important para la vida de los antiguos egipcios y salpicado en sus orillas por grandes templos. La vida a su alrededor sigue girando en torno a él.

Primera visita, el templo de Hatshepsut, templo inmenso dedicado a la reina Hatshepsut. Los antiguos egipcios lo llamaban “El más sagrado de los sagrados”. De delicada belleza, el entorno es espectacular, eso sí, el calor aquí es insoportable, aún así merece una visita obligada.

1

Continuamos visitando el Valle de los Reyes, en el cual se encuentran 63 tumbas reales, cada una decorada a gusto del faraón que descansaba en ellas. Visitamos 3 de ellas, todas realmente asombrosas, con pinturas recreando El libro de los muertos, dioses, animales…

Hicimos una fugaz visita a los Colosos de Memnón, enormes estatuas actualmente, pero que en su momento sólo eran un elemento más del mayor templo de Egipto (ahora sólo quedan los colosos).

La siguiente parada por el Nilo fue el templo de Luxor o santuario del Sur. En la entrada había dos obeliscos, uno sigue allí y el otro está en la Plaza de la Concordia, en París.

Antiguamente este templo conectaba con el templo de Karnak por una avenida de esfinges, de la que ahora sólo podemos ver unas cuantas en la entrada de este último.

5

Karnak es grandioso, enorme, impresionante… te deja con la boca abierta. Todo en él está hecho a escala gigante, las columnas te hacen sentir pequeño. Con sus 2 km cuadrados, es el lugar más impactante de la zona. Como detalle curioso, al fondo del complejo, cerca del lago, hay un escarabajo, donde la gente lo rodea 3 veces para atraer la buena suerte. ¿Creeís que hice la turistada? 😉

Paramos también por el templo de Horus en Edfú (que conserva muy bien muchos detalles) y el templo de Kom Ombo, que visitamos de noche y prácticamente solos (y que casi perdemos el barco) y donde destacan unos relieves de “instrumentales quirúrgicos”.

13

Entre templo y templo disfrutábamos en el barco, con fiestas de chilabas, haciendo carreras en el yacuzzi (Sonia, cada vez que veo las fotos me parto y me acuerdo del chico del flotador), tumbada en la hamaca viendo atardecer, en fin, como una reina del antiguo Egipto.

Llegamos a Asuán para ir en bus hasta Abu Simbel. Es impresionante la que se organiza, llevan a todos los turistas en un convoy vigilado por policía. Y si quieres ir por libre, te decían toda clase de barbaridades para meterte miedo. Ahora las cosas han cambiado, pero yo vi tanta seguridad excesiva.

10

Cualquier cosa que pueda decir de Abu Simbel, no le haría justicia. Tenéis que ir, sólo allí podréis sentirlo.  Templos construidos en memoria de Ramsés II y su mujer Nefertari. A orillas de el lago Nasser, sus estatuas permanecen mirando el horizonte, más de 3.000 años después.

De vuelta a Asuán, allí callejeamos por la ciudad (en la que nos pasó de todo y no bueno precisamente), visitamos la presa, los pueblos nubios y las ruinas de Abu.

Y así, relajadamente, se acabaron los días de a bordo. Por si acaso estamos muy estresados, nos vamos a la playa a disfrutar del Mar Rojo.

7

Saludos aventurer@s!!!

 

 

 

Anuncios

2 pensamientos en “De crucero por El Nilo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s